sábado, 10 de diciembre de 2011

Hoy viajamos a Medellín

La capital de la región de Antioquía no es un lugar cualquiera. Aunque ha estado marcada por un oscuro pasado de cárteles y narcotraficantes, la ciudad ha entrado en un proceso de recuperación.La renovación de Medellín comenzó con una transformación urbana basada en la creación de espacios interactivos, trasportes, zonas verdes y de los llamados parques-biblioteca, lugares donde se desarrollan actividades educativas y lúdicas destinadas a la integración social de los más desfavorecidos.
Pero ahí no queda la cosa, Medellín es hoy la ciudad comercial mas importante de Colombia, capital de la moda y el diseño, con museos para todos los gustos y con una gran oferta gastronómica y lúdica. Todo ello ha contribuido a convertir Medellín en una ciudad fascinante, divertida, glamourosa y por supuesto segura, aunque no por ello debes dejar de tomar precauciones, las mismas que para todo el resto de las ciudades del mundo donde siempre hay barrios que es mejor evitar. Porque como dice el eslogan, aquí “el riesgo es que te quieras quedar”. Eso es lo máximo que te puede ocurrir.

Museos para todos los gustos
Empieza a conocer la ciudad por sus museos. Los hay de todo tipo: arqueológico, entomológico, filatélico, etnológico. Pero el más fascinante de todos quizás sea el museo al aire libre en la Plaza de las Esculturas, donde puedes admirar las 23 grandes piezas que el artista antioqueño Fernando Botero donó a la ciudad: Mujer reclinada, Cabeza, Hombre caminante, Caballo, Venus dormida y el Pene de Adán, que dicen da buena suerte a quien lo toca. Para llegar toma la línea de metro A hasta la estación Parque Berrio.
En esta plaza también puedes visitar el Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe y el Museo de Antioquía (www.museodeantioquia.org.co), que alberga la Colección Botero, compuesta por ciento ocho obras, y donde se expone también el mural La República, de Pedro Nel Gómez. También puedes visitar la Casa Museo de éste (carrera 51B, nº 85-24. ☎ 233 26 33), donde se encuentra su legado artístico, con cerca de 1.500 obras entre murales, óleos...
En otra parte de la ciudad está el Museo de Arte Moderno, el MAMM (www.elmamm.org. Carrera 44 Nº 19A-100. Abre de 9 a 17,30 h). Está ubicado en una antigua fábrica siderúrgica y fue inaugurado el año pasado. Aquí puedes ver exposiciones temporales del arte más vanguardista nacional e internacional y la colección permanente de Debora Arango, una de las pintoras colombianas más rompedoras y polémica, del siglo pasado.
No te pierdas una visita a un lugar muy original: el Museo Cementerio de San Pedro (www.cementeriosanpedro.org.co), construido en 1842 y declarado Monumento Nacional en 1999. Se encuentra en las inmediaciones del Jardín Botánico y puedes llegar con la línea A del metro hasta la estación Universidad.
Diversión a tope
Comienza por uno de los lugares más extraordinarios: el Parque Explora (www.parqueexplora.org), al que puedes llegar tomando la línea A del metro hasta la estación Universidad. Lo verás inmediatamente por sus originales edificios: cuatro enormes cajas rojas rodeadas de jardines, que fueron construidas en una zona que era un vertedero.
Más de 300 experiencias interactivas te esperan en su interior, donde el lema es: “Divertirse es una ciencia”. La entrada es gratis para los niños, ancianos, discapacitados y para todos los ciudadanos de las comunas más pobres; para el resto, la entrada es de 5.000 pesos (unos 2 €).
Puedes visitar un acuario con las especies endémicas del país, asistir en el auditorio a proyecciones en 3D, recorrer las salas de Física viva y Colombia biodiversa, además de vivir la experiencia de un terremoto en la cámara de temblores, meterte en el corazón de un huracán, echar un vistazo a la tierra desde el aire o conocer como se producen las olas marinas. Toda una serie de experiencias que a nadie deja indiferentes, especialmente a los niños.
De plantas y flores
Enfrente del Paque Explora se encuentra el Jardín Botánico Joaquin Antonio Uribe (www.botanicomedellin.org.co y www.jbmed.org). El jardín ocupa una superficie de 12 hectáreas y está concebido como centro de investigación, de educación medioambiental, divertimento y conservación de las especies endémicas del país.
La entrada es gratuita y en su interior puedes ver una ceiva centenaria y recorrer los senderos bordeados de plantas y árboles, entre los que destacan las heliconias con más de 220 clases, marantaceas típicas de los bosques tropicales y un recinto con plantas antidiluvianas.
También puedes visitar el teatro-auditorio Sura, un mariposario, el jardín vertical y el Orquideorama Jose Jerónimo Triana: una gran variedad de orquídeas bajo una estructura arquitectónica que le ha valido premios y reconocimiento internacional.
Para terminar el recorrido disfruta de la paz del entorno y de una excelente comida en el restaurante In Situ (www.botanicomedellin.org.co. Abre de 12 h a 23 h. Precio: 25 €), cuya decoración recuerda una casa de té japonesa.
No muy lejos se encuentra el Parque de los Deseos (www.fundacionepm.org.co. Abierto de 9 h a 22 h; entrada gratuita), con un espacio de 12.000 m2 destinados a la astrología y la ciencia. Aquí puedes observar la alineación de los astros, encontrar tu signo zodiacal, pedir un deseo a una estrella fugaz, ver la cara oculta de la luna o un eclipse solar.
Otro de los lugares fascinantes que no te puedes perder es el Parque de los Pies Descalzos (www.fundacionepm.org.co. Carrera 52, Nº 42-125), situado en las inmediaciones del Centro Internacional de Convenciones y Exposiciones Plaza Mayor, donde puedes llegar tomando la línea A de metro, estación Las Alpujarras. Quítate los zapatos y disfruta recorriendo los senderos de piedras, de césped y de arena, el bosque de bambú y el jardín zen. Al lado se encuentra la Puerta Urbana, una escultura de 9 m por la que cae agua y donde está “Prohibido NO meterse en la fuente”.
Por último, te proponemos que visites otro espacio dedicado al deporte, al arte y la cultura: los Escenarios Deportivos Atanasio Girardot (www.inder.gob.co. Calle 48, nº 73-10). Sobre todo, para que puedas admirar su impresionante edificio realizado en metal verde, que es obra del arquitecto colombiano Raúl Salmona.
Muévete en metrocable
De lo que más se siente orgullosa la ciudad es de su Metro y su Metrocable (www.metrodemedellin.gob.co. Dos líneas, la A y la B (abierto de 4,30 h a 23 h) transcurren por tierra y con paradas en los lugares mas interesantes de la ciudad.
Las otras tres, la J, la K y la L, corresponden al Metrocable (funciona de 9 h a 22 h), un funicular que conecta el extrarradio con el núcleo urbano. Con un recorrido de unos 40 km, el metro tiene unas tarifas especiales para los habitantes de las comunas. Para el resto, el precio es de 1.550 pesos (unos 0,60 €), pero puedes comprar la tarjeta cívica en las mismas taquillas, para que te salga todavía mas económico.
La labor de esta entidad va más allá de ser un mero transporte y participa activa y económicamente en el desarrollo de todos los proyectos, con programas educativos, culturales, cívicos, recreativos... En sus instalaciones hay bibliotecas, salas de internet y puntos de recogida de libros de bolsillo de los grandes autores latinoamericanos...
Dónde comer
Restaurante El Cielo (www.elcielococinacreativa.com y ☎ 00 57 4 268 30 02). Está considerado el mejor restaurante de Medellín. Su joven chef, Juan Manuel Barrientos, alumno de Arzac, presenta su menú degustación de veinte platos. En 2009 abrió su segundo restaurante Blanco del cielo (www.elcielococinacreativa.co), con excelente cocina y una cava con más de 400 referencias.
Restaurante Bijao (www.restaurantebijao.com y ☎ 311 62 94), en pleno Barrio Rosa. Su cocina de autor a cargo del chef colombiano Andrei Mikail López te sorprenderá. A partir de 40 €.
María Santo (www.mariasanto.com y ☎ 276 90 41). Las paredes están llenas de cuadros de santos, vírgenes y portadas de elepés antiguos. En la cocina destacan sobre todo los platos típicos antioqueños. A partir de 20 €.

Alrededores de Medellín
Es imprescindible que hagas alguna escapada para conocer algunos de los preciosos pueblecitos que se encuentran a poco más de una hora de la ciudad.
La ruta de Oriente es conocida como la ruta verde de Antioquía. Su serpenteante carretera está bordeada por espesos bosques y prados verdes donde pacen las vacas y puedes recorrerla en un día, deteniéndote en pueblos como Carmen de Viboral, dedicado a la industria de la cerámica.
Por el camino hasta el siguiente pueblo puedes visitar la cascada de Tequendamita, en el interior un centro turístico y de recreo.
El Retiro, como su nombre indica, es un tranquilo y apacible pueblo donde la vida transcurre en torno a la plaza de su iglesia colonial. Disfruta contemplando las hermosas casas y sus ventanas y puertas de madera talladas.
Otro de los lugares en la ruta Oriental que no te puedes perder es El Peñol y Guatepe, a unos 50 km de Medellín. El Peñol es una inmensa roca pelada en forma de balón de rugbi. Sus más de 200 metros de altura se hunden por igual en la tierra y todos aseguran que se trata de un metorito. La existencia de una escalera con 644 escalones permite subir a la cima. Arriba te espera una panorámica espectacular.
A unos 3 km se encuentra el pueblo, que es una preciosidad. Aquí, cada casa pintada de vivos colores luce en sus zócalos toda una suerte de dibujos de flores, animales y formas geométricas.
El pueblo se encuentra situado a orillas de un lago donde puedes practicar deportes acuáticos o bien pasear en barco hata los islotes próximos. El malecón está plagado de restaurantes perfectos comer el plato típico de la región: la bandeja paisa, que está compuesta por frijoles, chicharrones, chorizo, huevo frito, carne, aguacate, arepa, morcilla...
Exuberancia tropical
La ruta de Occidente, más conocida como la Ruta de sol y de la fruta por su clima cálido y sus tierras fértiles, transcurre por la carretera 62 hasta Santa Fe de Antioquía, a menos de 60 km de Medellín.
En recorrer este trayecto se tarda poco más de una hora gracias a la construcción de túnel Fernando López Martínez, inaugurado en 2006. A medida que la carretera desciende, el calor se hace sofocante. Llévate ropa liviana, porque el clima cambia radicalmente.
Por Santa Fe de Antioquía puedes comprobar que parece que no ha pasado el tiempo. Su pavimento adoquinado, desgastado por los años, su blanca catedral, y sus casas coloniales causan ese efecto, pero no por ello deja de ser un pueblo lleno de vida y marcha nocturna, sobre todo, los fines de semana.
Su localizador de viajes en el link;
Despegar.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario